Viajar al extranjero para muchos es un orgullo, ya que puedes poner tus pies afuera del territorio tuyo para descubrir el de otros. No obstante, un viaje no solo es una excursión turística, sino también una aventura en que podrías aprender nuevas costumbres culturales con los ojos abiertos. Y, para tener interesantes experiencias a veces te complicarían unas inquietudes llamadas “adaptarse al nuevo medio ambiente”, es decir, seguir uno las tradiciones de su nuevo entorno. Entre ellas, la costumbre de dar propina. En este artículo, te explicamos sobre el tema «La propina en Vietnam«, a quién y cuanto dar propina en Vietnam?

Propina en Vietnam
Propina en Vietnam

Para que no te conviertas en un descortés es recomendable conocer las costumbres y modos culturales de la tierra a donde viajarías, por lo que cada nación tiene su propia identidad práctica.

Hoy en día, la costumbre de la propina se extiende de un país a otro y se vuelve cada vez más vistosa específicamente en el campo turístico. En Vietnam este pago es conocido como un bono que recompensa la calidad del servicio y la satisfacción del consumidor. Para muchos, esta gratificación se refiere al regalito con el motivo de apremiar a quien te atienda durante un tiempo determinado.

¿CÓMO APARECIÓ LA PROPINA?

Cómo apareció la propina

En el país asiático, desde que formó, la propina era solo poco dinero que se daba con el deseo de compartir la inquietud a las clases sociales quienes cobraban bajo, como los meseros, bici taxistas, cargadores en el hotel y personales de limpieza. Con el desarrollo de la sociedad, la propina ha convertido en un pago popular y se ve cada vez más frecuente en los servicios turísticos. Se nota por los países europeos, americanos y unos países asiáticos. En referidas naciones, dar propina es una acción obligatoria y esta gratificación aún se ha tecleado directamente en la cuenta total. En el caso de los restaurantes y bares, hoy en día las propinas son un valor entendido, el cual los consumidores son obligados a abonar del 10% al 25% de retribución por su servicio.

Mientras tanto, en la mayor parte del mundo, abonar propina es absolutamente voluntario. En alguno, al revés, está mal visto. Incluso, como se ha apuntado, en otros es una costumbre inevitable por lo que la cantidad aparece concisamente en la factura de hoteles y restaurantes. Sobre todo, en el mundo occidental, este pago adicional ya tuvo su historia y formación desde hace tiempo; se volvió a ser un hábito conocido y vaya siendo el de muchos otros países del mundo oriental.

El pueblo de la letra “S” de Ho Chi Minh es un ejemplo. Esta “costumbre” viajó y aterrizó en Vietnam. No es obligatorio, pero es vistoso en los servicios en general, y en los de turismo en particular. La propina, se conoce como un bono gratifico que consiste en una liberalidad del cliente, por medio del cual se muestra su satisfacción por el servicio recibido; mientras el empleado recibe este beneficio extra independientemente de su sueldo básico. Lo más importante es que, el cliente abona propina en muestra de agrado a manera voluntaria, sin importar la cantidad y su valor material, lo que a veces también es para demostrar su cortesía y nivel social.

¿DEJAR O NO LA PROPINA EN VIETNAM? Y ¿CUÁNTO DEBERÍA SER LA PROPINA?

Generalmente, la propina en cualquier nación se considera una buena forma de incentivar el turismo y ayudar a los trabajadores del sector. Sin embargo, eso también depende, si el servicio que te otorgan vale muy costoso e incluye este gasto podrías no pagarse.

Vistosamente, al comer en un restaurante lujoso es muy habitual que te pidan la gratificación por el servicio y la calidad de los platos. La pregunta aquí es ¿dejarías o no la propina?, y ¿cuánto deberías dejar? La respuesta no está en el deseo de la agencia turística, sino en tu consideración misma. Tú, como el cliente, valoras el servicio que acabas de recibir y te das a ti mismo la respuesta justa si el servicio amerita o no una gratificación extra.

El problema de cuánto deberías abonar tampoco se cuadra por la cantidad del billete que pierdas, sino por el nivel de satisfacción que recibes. En Vietnam, suena increíble obligar a clientes a dejar propina, porque ningún agencia puede asegurar que su servicio ha satisfecho a todos sus clientes y ningún guía turística puede afirmar que su lenguaje, actitud, conocimiento y profesional son de excelente nivel. Además, no existe ninguna ley que exige este pago de gratificación o cualquier otro pago adicional. Las agencias de turismo tampoco te deben imponer pagarlo sin tu autorización y voluntad, por lo que no desean que sus clientes terminen sus tour llevando la queja por esta causa injusta.

En fin, dejar o no la propina lo determinas el consumidor basándose en dos consideraciones: ¿si es un muy buen servicio que recibes?, y ¿si tu voluntad te permite? Por otro lado, si ves que la persona que te atienda se esforzó mucho por darte una mejor prestación, deberías abonarle una propina. En este sentido, la gratificación significa un bono que premias el servicio y a la persona que cumplió mejor de lo que le habían mandado a hacer. Pues, ¿cuánto abonarías? La respuesta no está en otros que en tu bolsito.

¿CÓMO DAR LA PROPINA?¿CUANTO DAR DE PROPINA EN VIETNAM?

Actualmente, la propina se ha vuelto un matiz interesante de la cultura para muchos servicios en el mundo. Todos sabemos que la cultura no está parada en una sola posición, sino corre por distintos lugares, pues la costumbre de dar propina no es una excepción, lo cual requiere un trato reflexible.

En Vietnam, antes de dejar una propina es recomendable que tomes en cuenta lo siguiente:

  • El que decides dejar propina y concedes si el servicio lo amerita eres tú.
  • No existe ninguna cantidad exacta de la propina (puede ser 10%, 20%, lo que sea, eso depende de tu satisfacción)
  • Tu consideración no solo se basa en la calidad del servicio que recibes, sino en la actitud del que te atienda (su trato, conocimiento y profesional)
  • Lo último a decidir dar o no propina es tu voluntad (en muchos casos, aunque el servicio que te brinda no fue el mejor, o sea, no cumplió con tus expectativas, aún decides abonar con el fin de alentar/ estimular a los empleados para lograr mejor su deber en las próximas excursiones)

La propina es una manera de gratificar del cliente, pues debe ser destinada exclusivamente al personal que te atienda y facilite en tu viaje. De acuerdo con los trabajadores en el turismo, la costumbre de dar propina en Vietnam se ve diferente a la de otras regiones en el mundo.

En este país asiático existe un refrán muy popular: “lo que abonas es menos importante que la manera de abonar”. Tradicionalmente, los vietnamitas se brindan dinerito en ocasiones de la boda, el funeral, o el año nuevo lunar, con el motivo de felicitar o ayudar al personal o su familia. Y precisamente, “dar propina” es un arte que requiere que el que da debe conocer bien la cultura del país del que la recibe. En los hoteles de cinco estrellas o los restaurantes de mejor calidad, la gratificación se calcula directamente en la cuenta que normalmente vale de 10 a 15% del servicio total. No obstante, si el cliente se siente satisfecho por lo que le ofrecieron, aún está dispuesto a abonar más antes de salir del lugar.

En el caso de dar propina a tus guías turísticas o tus taxistas, las deberías dar si te sientes completamente satisfecho por el viaje. Sin embargo, lo que se nota en Vietnam es que, no se debe dar ante el público, ya  que los asiáticos son más tímidos que los otros. Frecuentemente se entrega en la despedida y de forma más corteza posible, por lo que a menudo, la gratificación es un modo de demostrar la clase social y el nivel académico del cliente. El que la recibe, a su vez, siente más pasión por su trabajo, porque siempre los empleados creen que un tour que llegó a su buen final no solo depende del esfuerzo de los empleados, sino también de la satisfacción del cliente. En este sentido, la gratificación se considera como un gesto práctico que valora referido agrado.

En conclusión, la propina no es un pago obligatorio, sino voluntario. No olvides dejar la propina en efectivo teniendo en cuenta que esta gratificación no es un impuesto y tampoco es el cobro principal del empleado. Un menudo o unos cuantos billetes es solo un estímulo que da aliento de trabajo a los guías, taxistas o cargadores.

Excelente servicio es el deber del sector, de los que manejan el servicio, mientras tanto, la propina es a criterio de ustedes, los queridos clientes.